Para garantizar la integridad del almacenamiento correcto del plato, es necesario seguir los siguientes pasos:

- Al recepcionar el plato de ducha, comprobar que el embalaje se encuentre en perfecto estado. En caso contrario, notifcar cualquier incidencia. Antes de que transcurran 24 horas desde el momento de su recepción.

- Almacenar siempre el plato en posición horizontal.

- Para desembalar el plato, es necesario retirar todas las grapas y no utilizar elementos aflados que puedan dañar o rayar el plato de ducha.

- No deslizar nunca la tapa del embalaje sobre el plato.